Los Marcos y sus cuadros.

Destacado

Los Marcos en la Exposición “Mateo Cerezo el Joven” (1)

Viven los cuadros alojados en los marcos

José Ortega y Gasset

Se puede visitar estos días y hasta el próximo 2 de noviembre una magnífica exposición dedicada a Mateo Cerezo el Joven, organizada por la Fundación VIII Centenario de la Catedral de Burgos, en la sala Valentín Palencia de nuestra Catedral, con el patrocinio de la Fundación Siglo.

   Una cuidada y representativa muestra de la fecunda producción de un pintor que vio truncada su vida a la temprana edad de 29 años, pero que sin embargo nos da la medida de lo que hubiera representado este artista con una vida más duradera.

   El recorrido de la muestra se realiza fundamentalmente a través de pinturas al óleo con alguna pequeña muestra de grabado a punta seca y con acertados textos de los comisarios Ismael Gutiérrez Pastor y René J. Payo .  Por tanto nada diremos en este blog sobre la obra artística, sino que fijaremos nuestra atención, quizás por deformación profesional, en los marcos que acompañan las obras y que pocas veces son motivo de atención y estudio.

    Desconocemos si alguno de estos marcos son los originales que vistieron a las obras el artista o son enmarcaciones posteriores.  Es evidente que algunas de estas enmarcaciones lo son, como el marco que acoge el único grabado a buril y agaufuerte enmarcado y perteneciente a la Calcografía Nacional y el de San Juan Bautista, cedido por el Museo de Guadalajara.

Verdadero retrato del Santo Cristo de Burgos

   El primer marco que nos llamó la atención es el que arropa al “Verdadero retrato del Santo Cristo de Burgos” de autor no identificado.

Sobre una base ebonizada  (pintada de negro humo para imitar el ébano) y que presenta marcas de carcoma ya estabilizada, se sobreponen unos motivos florales en esquinas y barras a modo de roleos.

Entre ellas unas inusuales florecillas, también talladas muy singulares que tratan de llenar el espacio vacío entre tallas.

Curiosa es la manera de sobrecargar los largueros laterales con doble talla, en vez de que sea solo una en el centro como ocurre con la cimera y el cabío (largueros superior e inferior). Estas tallas superpuestas están decoradas con un oro al agua bruñido de bastante calidad y bien conservado.  El barroquismo del marco queda reforzado por esa profusión de tallas que además rebasan la anchura del marco base.

Si te apetece seguir leyendo continúa con la siguiente entrada:

EL PALACIO DE ELSEDO (CANTABRIA)

MUSEO DE ARTE CONTEMPORÁNEO (I)

El pasado septiembre tuvimos la oportunidad de visitar el Palacio de Elsedo en Cantabria. Nos sorprendió la amplia colección de pintura española del Siglo XX que cuelga de las salas del Palacio, con una representación casi de catálogo de los representantes plásticos de ese Siglo.

Hay también muestras muy interesantes de pintura y escultura de siglos anteriores en la Capilla del Palacio y que en lo que a la enmarcación se refiere, nos llamaron poderosamente la atención algunos ejemplos muy representativos de las épocas.

De los 3 ejemplos que citaremos 2 cumplen una característica arcaizante, como es que forman parte de la base sobre la que se ha elaborado la obra. El tercero de los ejemplos es un marco al que estamos mas acostumbrados en nuestros días, un marco exento que alberga la obra.

RELIEVE DE ESCENA CASTELLANA – S. XV-XVI

El primer ejemplo que proponemos es esta talla en madera policromada, que en el catálogo del museo se titula como «Relieve de escena castellana» y que se data entre los siglos XV-XVI.

Como se puede observar el marco se talla en la misma base de la pieza principal, conformando así una unidad.

Nos hemos referido a este tipo de marcos como «arcaizantes» porque el marco exento se conoce ya desde el S. XIII.

El marco se compone de una moldura agallonada y se produce un quiebro en las esquinas de la parte alta a modo de «orejetas» que dejan entre medias un plano de madera en la que se aprecian restos del dorado que la decoraba.

Se pueden observar en toda la obra estos restos del dorado que decoraban mas ricamente la madera y que hoy en muchas partes está desaparecido.

SAN REMIGIO Y SAN BLAS. S XVI

El segundo de los ejemplos que mostramos data del S. XVI y es una tabla pintada a modo de retablo simple y que representa a los dos santos San Remigio y San Blas.

Ambas pinturas están separadas por una columna ricamente tallada.

En este ejemplo de marco se funden dos épocas y estilos; por un lado un marco no exento, es decir que forma un todo con la tabla principal y cuya principal característica formal en la de tener una cierta inclinación oblicua respecto a ella . Es el llamado modelo de guardapolvo.

Por otra parte la decoración del marco guardapolvo es ya una decoración típica del renacimiento llegado de Italia y emparentada con el grutesco de clara inspiración romana. Esta decoración es la denominada candelieri que es una composición un tanto abigarrada, pero esbelta, de motivos vegetales que asemejan candelabros, de donde le proviene el nombre.

Hay en este marco una una representación muy interesante de motivos vegetales típicos del candelieri , pero son también muy interesantes las figuras con cabeza de felino, y de delfín cuya cola se convierte en zarcillos de acanto, así como los cuernos de la abundancia y las caras camufladas en acanto. También se observan aves elevando cestos de frutas y plantas.

A este respecto cito el estudio del profesor Joaquín Lorda para la Universidad de Navarra.

cara en candelieri
cuernos de la abundancia
cabeza de felinos en zarcillos y aves elevando cestas

Muy interesante también una representación de animal de ficción con cabeza de reptil emplumada y larga legua que se enrosca y cuerpo que se convierte en zarcillo propia del candelieri, pero en esta ocasión como talla exenta y dorada al agua, que sirve de remate a los finales de los travesaños verticales del marco guardapolvo.

cabezas de delfines en zarcillos y cabeza felina en zarcillo en talla exenta y dorada.

Por último destacar en el centro de los largueros laterales la figura de un castillo dorado que pudiera ser un emblema heráldico, y que se representa también en la columna central que hemos mencionado.

SÁNCHEZ COELLO

Dª María de Austria – S.XVI.

Nos encontramos aquí ante el único marco exento de los 3 que hemos tomado como ejemplo.

Creemos que puede ser un marco posterior a la pintura renacentista de Coello, y de un estilo mas cercano al barroco, si no un barroco pleno.

El modelo del marco se asemeja, aunque difiere un tanto, de una forma en casseta invertida.

Todo el marco está dorado y prácticamente tallado entero a excepción de dos espacios en cada uno de los largueros y uno en el cabío y la cimera que están cincelados.

Estas partes cinceladas conforman motivos vegetales planos esos si, renacentistas,

espacio de la calle interior cincelada.

Estos adornos cincelado se sitúan en la calle central del marco, la mas rica en decoración y que se continua con una hojas avolutadas.

Estas hojas avolutadas han sido trabajadas con esmero para darles mas movimiento. Para ello se ha utilizado una sencilla e ingeniosa técnica, la de imitar las nervaduras de las hojas con incisiones de gubia.

Incisiones de gubia en las hojas para dotarlas de movimiento.

Estas hojas se enfrentan en las esquinas, como puede observarse en la fotografía.

El contrafilo interior muestra una talla de hojas sencillas con bizcochos en su interior y el filo contramuro se decora con una simples ovas.

.

Como curiosidad podemos observar como para retocar los desperfectos de las esquinas, posiblemente en el pasado S.XX se ha utilizado un oro de dedo o purpurina que contrasta por su opacidad con el resto del dorado puro del resto original del marco.

Sin duda una sorpresa encontrar este museo en el corazón de Cantabria, en el Palacio de Elsedo.

LA ENMARCACIÓN DE CONSERVACIÓN

materiales de enmarcación de conservación

 

En los últimos tiempos, la corriente conservacionista en los países de nuestro entorno, ha tomado una enorme fuerza en la mayoría de las disciplinas que tienen relación con el arte, la arquitectura, el urbanismo, etc.

Todo en aras de tratar de preservar los documentos de todo tipo (construcciones, obras de arte, diseño urbano…) que nos acerquen a la comprensión de los modos de vida anteriores, o simplemente nos permitan disfrutar de esas creaciones sin que ello suponga una pérdida o deterioro de éstas.

En esa misma corriente, la enmarcación de obras de arte, sobre todo aquellas que tengan como soporte el papel, ha experimentado en los últimos años avances importantes, que por un motivo u otro no han llegado ni al gran público, ni a los profesionales responsables de la custodia de dichas obras de arte (museos, colecciones, etc.), ni a los profesionales de la enmarcación.

Una frase reveladora de uno de los mejores restauradores de obra sobre papel de nuestro país, en el curso sobre enmarcación de conservación que se organizó en Burgos en el año 2003, decía, que el 90% de las obras sobre papel que entraban en su laboratorio para reparar, era por deterioros producidos por una incorrecta enmarcación.

mala enmarcación  Un claro ejemplo de una mala praxis en la  enmarcación de una obra sobre papel.

Por todo ello Sala Picaso, empresa creada en 1977, siempre en la vanguardia de la enmarcación de obras de arte (I Premio Internacional de Enmarcación – París 1991, Mejor Comercio Tradicional Junta de Castilla y León – 2002), ha desarrollado una sección, dentro de su propio taller, dedicada a la enmarcación de conservación de obras de arte.

La Obra sobre Papel

 

La obra sobre papel es quizá, la que más cuidados exige a la hora de su enmarcación: Los grabados, aguafuertes, acuarelas, fotografías, etc., sufren continuas agresiones que su delicado y receptivo soporte acusa.

La misma incidencia de la luz sobre la obra, hará que la obra se “desvanezca”, perdiendo intensidad sus rasgos y colores. El aporte de acidez desde las traseras, paspartús y adhesivos hace igualmente que el papel se amarillee, y en casos extremos, uniéndose la humedad, la obra puede quedar convertida en una “negativo” de la propia trasera, traspasando a la obra sus relieves, y dibujos. El erróneo posicionamiento de la obra (p.e. tocando el cristal) puede producir la creación de hongos que ataquen el papel y lo destruyan.

Imagen con paspartú

Un claro ejemplo de la incidencia de la luz en una obra.  Obsérvese como ha palidecido el color de las partes expuestas a la luz respecto a las que han quedado protegidas de ésta por el paspartú.

 

Soluciones técnicas:

Para evitar estos indeseables efectos, el enmarcador tiene a su disposición una serie de materiales creados especialmente para aplicar estas técnicas de enmarcación de conservación, como son los cristales de protección U.V. (bloquean cerca del 90% de la radiación ultravioleta que pueda afectar a la obra), los paspartús, traseras y adhesivos libres de ácidos, o con reserva alcalina, los diferentes sistemas de sujeción de la obra que no la tocan etc…

Cristal de protección UV Leyenda del cristal de protección

Pero para la aplicación de todos estos materiales, y para conseguir un resultado estético atractivo, es necesario que el enmarcador sea un profesional cualificado capaz de aplicar dichos materiales y de realizar la enmarcación de una manera que se preserve la integridad de la obra de arte, minimizando en todo momento el impacto negativo estético que se puede producir, consiguiendo una enmarcación no agresiva y visualmente agradable.

En Sala Picaso, disponemos de todos los materiales necesarios para desarrollar una labor de enmarcación de conservación, además de contar con los profesionales más cualificados para llevarla a cabo, siendo la formación , uno de los aspectos más cuidados en nuestra empresa.

Nuestro compromiso con la calidad, la innovación y la información, nos lleva a adjuntar en todos nuestros trabajos realizados la información de los materiales que han sido utilizados y que quedan descritos en una etiqueta de calidad.

PIDA SIEMPRE A SU ENMARCADOR INFORMACIÓN SOBRE LOS MATERIALES Y LAS TÉCNICAS QUE HAN SIDO UTILIZADAS EN LA ENMARCACIÓN DE SU OBRA.

Los Marcos y sus cuadros.

Los marcos en la Exposición «Mateo Cerezo el Joven» (5/5)

Viven los cuadros alojados en los marcos

JOSÉ ORTEGA Y GASSET

Otros decorados y recursos en los marcos.

En esta quinta entrada vamos a describir otros dos tipos de decorados o recursos en los marcos que alojan las pinturas de la exposición Mateo Cerezo el Joven.

El Cincelado

Un recurso utilizado para dar movimiento al marco, pero mas moderado que el que aportan las tallas es el del cincelado.

Y en este marco que alberga la pintura «las lágrimas de San Pedro» que se encuentra en el Monasterio de San Felices, podemos observar que se ha utilizado esta técnica del cincelado en las esquinas y los centros de los travesaños, sobre un marco de forma abocinada y decorado con pan de oro.

Aunque el marco está algo deteriorado se puede observar fácilmente el dibujo del cincelado, para el que se ha utilizado la técnica de la linea continua, con las que se han creado unas rosetas simples cuarteladas en su interior y con hojas en el exterior y un punteado en la parte mas externa que da movimiento al conjunto.

Aunque sencillo y humilde, es un delicado trabajo que casi pasa desapercibido pero que denota un esmero en la confección del marco.

En esta «Magdalena penitente» se puede observar también un trabajo de cincelado pero tremendamente sutil. Sobre un marco en forma de «cassetta invertida» y decorado en pan de oro, se ha realizado un punteado en la parte mas exterior y en el contrafilo que puede pasar desapercibido si no se observa con interés. Parece querer añadir una sencilla y discreta separación en las diferentes partes del marco. Es otra demostración del mimo utilizado en la confección de los marcos y en la importancia que se les daba en la época.

Las pinturas en la entrecalle.

En la exposición hay una magnífica representación de esta técnica decorativa en el marco que aloja un magnífico «Ecce Homo».

Sobre un marco de forma cassetta la entrecalle ebonizada se ha decorado pintando con oro las esquinas y los centros de los largueros.

En las esquinas se han dibujado rosetones en el centro y una decoración vegetal que se extiende hacia los dos largueros.

En los centro se han utilizado los mismos motivos vegetales que escoltan una flor central.

Epílogo.

Hemos de decir que nos ha sorprendido el amplio catálogo de marcos presentes en la exposición, así como los variados recursos decorativos utilizados en su confección y la alta calidad de la mayoría de ellos.

De algunos hemos tratado de adivinar las vicisitudes que pudieran haber pasado, esperamos que acertadamente.

Muchos de ellos, aunque no podemos afirmarlo por no poder analizarlos mas que a vista de visitante, creemos que son contemporáneos de las pinturas y que desde el principio se vistieron con ellos. Otros son claramente posteriores y hemos de decir que con bastante poco acierto.

La gran mayoría de los que suponemos originales tienen al pan de oro al agua como principal elemento decorativo, pero hay también, como hemos citado, otra gran cantidad de recursos decorativos.

Así las imitaciones al carey, los marmolizados, las tallas, los cincelados, los suplementos metálicos o los dibujos dorados dan cuenta de ello.

Esperamos haber aportado nuestro granito de arena para que los marcos no sean los olvidados de las exposiciones y para que el público que visita las exposiciones repare en ellos, ya que en muchos casos son la obra de artesanos extraordinarios.

En cualquier caso gracias por interesarte por nuestro blog.

Bibliografía

  • Timón Tiemblo M. Pía (2002). El marco en España. Madrid.
  • Pérez-Hita H. (2006). La colección Alorda-Derksen. Barcelona.

Todas estas obras puedes disfrutarlas hasta el 2 de noviembre en la Exposición: Mateo Cerezo el Joven.

Organiza : Fundación VIII Centenario de Catedral. Burgos

Sala Valentín Palencia . Catedral de Burgos

Si te apetece seguir leyendo continúa con la siguiente entrada:

Los Marcos y sus cuadros.

Los Marcos en la Exposición «Mateo Cerezo el Joven» (4)

Viven los cuadros alojados en los marcos

JOSÉ ORTEGA Y GASSET

Los «bodegoncillos»

En la exposición se nos presentan además de los temas religiosos, una colección de cuatro naturalezas muertas o «bodengoncillos» como se les denomina.

Estos 4 cuadros está alojados en 2 tipos bastante diferentes de marcos.

Ebonizados

El primero que destacamos es el de los llamados, en términos coloquiales de los profesionales, «marcos de estilo», y muy característico del periodo barroco.

Bodegoncillo de Mateo Cerezo el Joven

Sobre una base de marco de perfil «cassetta invertida » y ebonizado termina en un contrafilo (la parte de la moldura mas cercana al cuadro) tallado en vegetales carnosos y decorado en pan de oro.

Sobre las esquinas y centro de los largueros se han dispuesto tallas sobrepuestas también decoradas en pan de oro, aunque mas oscurecido que el contrafilo, quizás por evitar excesivo contraste con las partes visibles del marco base y así no perturbar el carácter oscuro y un tanto lúgubre del bodegoncillo.

Las tallas sobrepuestas siguen el modelo de roleos vegetales.

Termina el marco en un rosario de cuentas alargadas, también doradas, en el contacto del marco con la pared.

Marmolizados

Los otros dos bodegoncillos presentan enmarcaciones bien diferentes.

Bodegoncillos de Mateo Cerezo

Aunque la forma del marco también es de «cassetta invertida» apreciamos una composición mas sobria.

El filo es también dorado y liso, sin ningún tipo de tallas, la terminación recta y los adornos superpuestos son tallas mas sobrias que en el anterior ejemplo.

Unas flores doradas en los centros de los largueros serenas, con menos «movimiento» que los roleos y para las esquinas una palmetas que envuelven y recogen la pintura.

Pero lo más peculiar es la decoración la entrecalle de la moldura, pintándola para obtener un efecto marmolizado.

La imitación era un recurso muy utilizado para recrear ciertos materiales mas nobles con otros mas económicos y asequibles.

Así hemos hablado de los ebonizados, para imitar la madera de ébano, cara, poco accesible y difícil de trabajar, los marmolizados y las imitaciones del carey.

Imitando el carey

Ejemplo de esta última imitación, tratando de parecer incrustaciones de carey, es el marco que acompaña a la pintura titulada «San Francisco de Asís y el ángel con la ampolla de la pureza sacerdotal».

Vuelve a repetirse la forma de cassetta invertida con un contrafilo de tallas dorada con vegetación carnosa y un canto de puntas de diamante también dorado.

Tallas superpuestas sobre la entrecalle en centros y esquinas con talla de roleos y florecillas entre las esquinas y los centros.

Pero la curiosidad es la decoración de la entrecalle, tratando de imitar con pintura a las incrustaciones de carey. Aunque era habitual en el barroco estas imitaciones debemos apreciar que en este caso concreto el artesano era un tanto tosco si lo comparamos con otros ejemplos de la misma época.

Todas estas obras puedes disfrutarlas hasta el 2 de noviembre en la Exposición: Mateo Cerezo el Joven.

Organiza : Fundación VIII Centenario de Catedral. Burgos.

Sala Valentín Palencia . Catedral de Burgos.

Si te apetece seguir leyendo continúa con la siguiente entrada:

Los Marcos y sus cuadros.

Los Marcos en la Exposición «Mateo Cerezo el Joven» (3)

Viven los cuadros alojados en los marcos

JOSÉ ORTEGA Y GASSET
Cartel de la exposición Mateo Cerezo el Joven – Catedral de Burgos

Los elementos metálicos

En los marcos de la Exposición de Mateo Cerezo el Joven que organiza la Fundación VIII Centenario de la Catedral, en la Sala Valentín Palencia además de los materiales mas conocidos que se utilizan en la confección y decoración de los marcos como son la madera para el propio marco y las tallas y el pan de oro y las pinturas de policromía para la decoración, también encontramos otros utilizados para decorar o para cumplir diferentes funciones.

En este caso nos referimos al uso del metal en los marcos que cumplen con dos funciones diferentes:

  • La primera y la mas usual que es para solucionar la manera de colgar las obras en la pared. Era común el uso de herrajes que quedaban visibles por encima de la cimera o larguero superior. Suele ser muy interesante poder observar como estos elementos se unían a la madera del marco, pero lógicamente, me ha sido imposible verlo y fotografiarlo, pero ahí dejo los herrajes que quedan visibles.

Lo habitual es que se colgaran de los herrajes preparados y por lo tanto también el elemento que se ancla a la pared quedaba visto; en cuantos lugares vemos esos clavos oscuros saliendo de la pared de donde cuelgan los cuadros¡¡

Obviamente ahora los sistemas de colocación quedan ocultos, aunque a veces se echa de menos ver una colocación mas acorde con la época del cuadro.

  • Pero en el cuadro de «La Inmaculada Concepción» nos encontramos con otra función del metal y es la de servir de decoración del marco.

Sobre un marco en forma de casetta ebonizado, se han dispuesto, en las esquinas y en los centros unas pequeñas figuras, posiblemente de bronce; parejas de ángeles para los centros de los largueros, y ángeles solitarios para adornar las esquinas del marco.

Hoy en día en las tiendas especializadas en enmarcación de calidad podemos encontrar estos complementos, tanto para la sujección del cuadro a la pared como para adornar los centros y esquinas de los marcos. Dejo unas fotografías, a modo de ejemplo, de los que se puede encontraren nuestra tienda.

Ejemplo de colgadores metálicos, para la pared y para el marco
Ejemplo de adornos metálicos para superponer en el marco

Todas estas obras puedes disfrutarlas hasta el 2 de noviembre en la Exposición: Mateo Cerezo el Joven.

Organiza : Fundación VIII Centenario de Catedral. Burgos.

Sala Valentín Palencia . Catedral de Burgos.

Si te apetece seguir leyendo continúa con la siguiente entrada:

Los Marcos y sus cuadros.

Los Marcos en la Exposición «Mateo Cerezo el Joven» 2

Viven los cuadros alojados en los marcos

JOSÉ ORTEGA Y GASSET

  La segunda obra, o mejor dicho, el marco que la arropa que nos llamó la atención fue el de la obra “El cuerpo de Cristo muerto sobre su sudario” , este si de Mateo Cerezo el Joven y que se encuentra en la Iglesia de San Lorenzo de Valladolid.

A diferencia del anterior ejemplo, aquí nos encontramos ante un marco, de perfilado casetta en que sus largueros han sido profusamente tallados. Se diferencian tres partes a lo largo de la longitud de los largueros con diferentes series de tallas.  

  • La parte más exterior presenta un modelo de talla con motivos vegetales carnosos (muy típicos del S.XVII)
  • A continuación un filo de perlas y bizcochos. 
  • La parte central presenta una talla gallonada, también muy típica del periodo barroco.
  • Termina con un modelo vegetal menos carnoso y más geométrico que el anterior.

  Una curiosidad que presenta este marco es la unión en inglete de dos trozos en ambos largueros laterales.

A pesar de la decoración y la talla son fácilmente perceptibles entre otras cosas por la curvatura que presenta el travesaño a partir de las uniones.

  Los motivos que han podido llevar a ello son varios y nos aventuraremos a plantear uno, el de que se trata de un marco reaprovechado, muy al uso en la época. 

Un claro indicio de esto es que los empalmes son simétricos en los largueros laterales.

Nos inclinamos a pensar que el marco inicial poseía unos travesaños laterales mas largos y que fueron cortados para adaptarlo a la medida del cuadro de Mateo Cerezo el Joven.

Los indicios son claros pues si se observa con detenimiento veremos que el filo de perlas y bizcochos que separa el motivo de la talla mas exterior del central está compuesto por 10 perlas entre bizcochos, y donde se encuentran los empalmes solo dispone de 2; parece que se ha eliminado un trozo en cada travesaño que contenía una serie de 8 perlas o incluso alguna serie completa de perlas y bizcochos mas.

Es perceptible la falta de maquinaria en la época que permitiera los cortes de calidad a 45º y la utilización de herramienta manual y quizás la poca pericia del artesano.

Esto queda en evidencia observando la torcedura que presenta el marco en la zona del ensamble por el desajuste del ángulo de los cortes.

Todas estas obras puedes disfrutarlas hasta el 2 de noviembre en la Exposición: Mateo Cerezo el Joven.

Organiza : Fundación VIII Centenario de Catedral. Burgos.

Sala Valentín Palencia . Catedral de Burgos.

Si te apetece seguir leyendo continúa con la siguiente entrada:

Las Molduras de Artesanía

LA ARTESANÍA EN LOS MARCOS

 

Uno de los aspectos que es más desconocido de las molduras que utilizamos los enmarcadores profesionales, es la forma en la que están elaboradas.

Excepto algunas fabricadas en materiales plásticos, que son de dudosa calidad y es por ello que en Sala Picaso nunca las utilizamos, y las de aluminio que sí que son un material de calidad y que nos ha dado muchas soluciones para enmarcaciones contemporáneas, la gran mayoría de las molduras están fabricadas en base de madera.

Plato artístico enmarcado con aluminio blanco satinado

La madera utilizada depende de varios factores, pero sobre todo de la decoración que lleve finalmente la moldura; si la madera va a quedar vista se utilizan maderas nobles que den un buen carácter al marco terminado; así los ayús, los ramines, los pinos, las hayas son las maderas más utilizadas y en su mayoría obtenidas de bosques calificados como sostenibles. Si la decoración de la moldura no va a dejar vista la madera (oros, platas, colores o chapeados de maderas, etc.) la base de las molduras serán maderas en las que se prime mas la durabilidad y resistencia a las torceduras de las mismas que su presencia.

Si la moldura será un perfil con talla, éste se realiza con moldes muy precisos que depositan una capa de pasta de madera sobre la moldura base y forma el relieve o talla de la moldura.

 

Una vez que está elaborado el perfil, esto es la base de madera con la forma, se procede a su decoración y es aquí donde quería hablar de la artesanía, ya que una gran mayoría de estas molduras están decoradas con procesos artesanales y manufacturadas aun en nuestros días.  Las doradas y plateadas son, en la mayoría de los casos que utilizamos en Sala Picaso ,  realizadas a través de superponer sobre la madera hojas de pan de oro o pan de plata sobre el boll tradicional; después se le termina de diferentes maneras, pero siempre llevan un bruñido de piedra de ágata y un final.

Las decoradas con colores , decapadas, etc… también llevan normalmente un proceso manual de pintura, frotado, decapado, terminación, y otros.

Es por ello que cuando tenga en sus manos un marco de estas características, valore su forma de estar hecho a mano en la mayoría de los casos.

Pero cuando nos referimos a una moldura artesana, en realidad nos estamos refiriendo a una moldura que ha llevado un proceso manual de elaboración desde la base hasta su finalización, y que normalmente utiliza técnicas que no han variado en siglos y materiales nobles y de primera calidad. Así en esta secuencia demostramos las diferentes fases de elaboración de un marco denominado “de artesanía”.

Marco con los procesos de una moldura artesana

(cortesía de Antonio Díaz e Hijos- Adhisa)

Sobre la base de madera y una vez ingletados los lados del marco, se procede al dibujo de la talla que llevará este marco y se proporciona para que todos los lados queden simétricos y las esquinas también. (fase 1)

  • En ese momento se lleva a cabo la talla de la madera base con formones y gubias, llevada a cabo por artesanos experimentados; este proceso, y dado que cada marco tiene una medida y proporción en sus tallas y que depende de la medida del marco no puede ser realizada por procesos mecánicos de copiadoras o similares. (fase 2)
  • Luego se prepara la base para la decoración que en el caso de un pan de oro o de plata es una base de escayola y posteriormente el bol, también llamado rojo ingles. (fase 3)
  • Posteriormente se procede a colocar las hojas de pan de oro o plata sobre la base y posteriormente a bruñirlas con la piedra de ágata y al final darle la pátina de acabado. (fases 4,5 y 6)

De esa manera queda terminado lo que denominamos un marco artesano, uno de los procesos más desconocidos de la elaboración de un elemento decorativo.

    

Fase 1                                           Fase 2                              Fase 2 (bis)

   

Fase 3                                                       Fase 4                                               Fase 4 (bis)

 

Entonces, ¿cuál es la diferencia entre un marco decorado de una manera artesana y otro que podríamos denominar “de artesanía”?-

Pues bien , vamos a estudiar dos fotografías de dos ingletes (unión en ángulo recto de la barra de moldura vertical y la horizontal de un cuadro).

  

           fotografía 1                                                                    fotografía 2

En la primera de las fotografías vemos un marco que la decoración es artesana, es decir, que el dorado es pan de oro realizado a partir de hojas de pan de oro dispuestas a mano sobre una base de bol o rojo inglés a la manera tradicional, que también se ha bruñido con una piedra de ágata y que el resto de la decoración es una policromía frotada y realizada también de una manera manual por artesanos. Sin embrago la talla de la moldura está realizada por una máquina de rodillos en pasta de madera y sobre barras de 3 metros. Esto quiere decir que la longitud de la forma de la talla es siempre la misma y para adaptar el marco a la medida requerida por el cliente se corta y se ensambla, quedando al azar la mejor o peor coincidencia de las esquinas.  Aun en el caso de que pudieran coincidir muy bien la presencia es la que vemos en la  fotografía 1.

No obstante la terminación final de un marco con una moldura como la de referencia, es muy digna y enmarca muy bien la obra, con empaque y con calidad.

Sin embargo en la fotografía 2 vemos la esquina de un marco que se ha desarrollado desde el comienzo de una manera artesanal.  Se han dado los pasos que describíamos en líneas anteriores y por ello las esquinas coinciden perfectas y al realizarse la decoración sobre el marco ya tallado, ésta es continua sin presentar ningún corte del inglete.

 

  

  

Tareas de colocado de hoja de pan de plata y de bruñido con piedra de ágata sobre marcos artesanales.

(cortesía de Gorkart – Gorka Arejuela)

LOS ESPEJOS

 LOS ESPEJOS

• Consideraciones sobre los espejos:
Desde el principio los espejos han ocupado un lugar importante en nuestras viviendas. No se concibe un baño, por ejemplo, sin un espejo que nos permita realizar las funciones propias del aseo, o un vestidor que no disponga de uno largo y estrecho que nos permita ver como nos queda una ropa o unos zapatos.
Pero aparte de este sentido funcional de los espejos, cada vez más son usados como un componente de decoración sin perder su funcionalidad; y es ahí donde la elección del enmarcado de los espejos cobra especial importancia.
• Cuál es la diferencia entre buscar un marco para un espejo o enmarcar otro objeto?.
La enmarcación de un espejo tiene unas peculiaridades que lo diferencian de otras enmarcaciones ; en esos casos la moldura elegida, el paspartú y otros accesorios, tienen que tener una clara relación con el objeto que se pretende enmarcar. Sin embargo, en un espejo, el marco no se debe atener a otros criterios mas que los de complementar una decoración general del lugar donde se va a ubicar, y esa libertad permite la elección de enmarcajes mas arriesgados, mas rompedores, mas adaptados al entorno.
Debemos tener en cuenta que un espejo, por ejemplo en un salón, cuyo marco no tenga una presencia y su elección no haya sido acertada para el entorno, será un fracaso decorativo.
En general los enmarcados de los espejos deben de ser más libres, más adaptados al entorno y las molduras más anchas y con una acusada presencia en su decoración y en sus formas.
•¿ Qué aspectos se deben de tener en cuenta a la hora de ubicar un espejo?
Como norma general nunca debemos de olvidar una obviedad: y es que los espejos reflejan cosas. Eso quiere decir que además de pensar la medida y la decoración del marco debemos de tener en cuenta esa cualidad para no cometer errores y para aprovechar esa cualidad:
Analicemos los diferentes lugares donde se pueden ubicar:

Salones. Es un acierto poder ubicar un espejo, en los salones donde hay dos ambientes, sobre la pared de la mesa de comer que queda más opuesta a la otra parte del salón; porque? Piense que en primer lugar va a dar la sensación de mas espacioso el propio salón pero sobre todo debemos tener en cuenta lo siguiente: Pensemos una situación en la que haya 4 comensales; normalmente dos quedarán de frente al resto del salón, pero los otros dos quedan frente a la pared; si ubicamos en ese lugar un espejo con una moldura acertada, a esos comensales les “abriremos una ventana” por la que podrán visualizar el resto del salón, normalmente la parte mas noble del mismo. Otra ventaja de esta ubicación es que normalmente esta pared suele ser la que está enfrentada a la ventana del salón y por lo tanto nos reflejará la luz que por ella entre generando una luminosidad mayor al espacio.
   • Una buena idea es ubicar un espejo en la zona de comedor del salón, en la pared enfrentada a la parte de estar del mismo.


• Entradas. En este espacio, que normalmente suele ser reducido, un espejo siempre nos dará la sensación de espacioso y nos dará mas luminosidad a ese lugar. Hay que tener cuidado, en todo caso con lo que refleja, ya que si de dispone frente a la puerta de entrada siempre reflejará nuestra espalda. Lo normal es ubicarlo sobre un mueble de entrada y en estos casos es conveniente tener en cuenta dos reglas muy simples: el espejo nunca debe ser más largo que el mueble sobre el que se coloque y la distancia entre ellos no debiera ser superior a los 15 cmts. No importa si algún adorno situado sobre el mueble “invada” el espejo, mas bien suele resultar un buen efecto.

  Un espejo en una entrada nos dará una sensación de amplitud en un espacio que generalmente carece de ella
• Pasillos. Es difícil dar unas pautas generales dadas las diferentes configuraciones de los pasillos y dado que normalmente suelen ser estrechos si se piensa en disponer une espejo este debiera situarse en la pared final del pasillo, creando así una sensación mayor de largura; en las paredes laterales será difícil acertar dado que la estreches del espacio impedirá que refleje ninguna parte del mismo y no conseguiremos ningún efecto positivo. En algunas ocasiones hemos utilizado el recurso de colocar varios espejos verticales y estrechos en paredes laterales precisamente para reducir la sensación de largura en pasillos que así lo aconsejan por su longitud excesiva.
• Vestidores: Este es uno de los lugares donde la utilidad del espejo es fundamental , pero además de eso puede ser un complemento decorativo acertado. Aquí es fundamental una buena elección en la medida y normalmente aconsejamos buscar una proporción muy larga y estrecha; normalmente se tiende a pensar que si es estrecho no vamos a poder vernos bien, pero si hacemos una prueba veremos que con 30 cmts de ancho de luna es suficiente para desarrollar su función. Por ello el desarrollar una medida muy larga frente a una proporción muy estrecha consigue un efecto decorativo sorprendente y diferenciador.

  En un vestidor se puede conseguir un buen efecto decorativo forzando mucho la diferencien entre el alto y el ancho del espejo.
• Baños. Este es, lógicamente el lugar por excelencia de la colocación de un espejo y también el lugar donde el marco puede pasar más desapercibido, dando un aire más funcional al resultado. No obstante, a pesar de ello, puede a veces pensarse en una solución mas original y arriesgada, llegando incluso a enmarcar el espejo con molduras llamadas de “estilo”, talladas y consiguiendo un efecto teatral y sorpresivo.

 Una talla de calidad en el espejo diferenciará con calidad su baño

 

 

 

 

• Dormitorios. Hay algunas paredes muy apropiadas para la ubicación de espejos, sobre todo si no se dispone de vestidor, y es en las paredes enfrentadas al cabecero y en el espacio que queda entre la cama y la pared, la especie de pasillo que suele quedar en esos espacios y que permiten alejarse y poder utilizar el espejo como vestidor: Por ello las medidas ahí vuelven a ser las que hemos comentado antes para los vestidores, es decir, muy largas y estrechas.

– Hay diferentes modelos de lunas?.
Así como hemos hablado de los marcos también hay lunas diferentes, imitando antiguas, oxidadas, haciendo aguas, que permiten a veces conseguir un efecto decorativo interesante. No obstante la mayoría de las veces estas lunas perturban el efecto de luminosidad, de apertura, de reflejos que hemos planteado anteriormente.

¿Y los biseles?

El bisel, ese final que a veces se realiza en las lunas y que es una terminación inclinada de unos 3 cmts. En los bordes de la luna, era muy utilizado en decoraciones clásicas y aun hoy, y si buscamos crear un efecto clásico podemos utilizarlo, aunque paradójicamente en algunos montajes realizados sobre molduras llamadas “cajones americanos”, hemos recurrido a los biseles para crear un final menos brusco en el perímetro de la luna. En Sala Picaso le orientamos sobre estos montajes, difíciles de explicar en este blog.

Podemos concluir, por lo tanto, que los espejos son, además de complementos que cumplen una función determinada, pueden ser un buen recurso decorativo cuyo éxito depende de la elección de su enmarcaje, de la medida que se plantee y de la pared donde pensemos ubicarlo.

Sin lugar a dudas los consejos de un profesional, que podemos brindarle en Sala Picaso,le garantizarán un éxito en su elección.